Inventar es cosa de familia

por Oscar Toledo Esteva

Conferencia dictada el 29 de marzo del 2012, en el CBTIS No. 205 de la Heroica Ciudad de Juchitán de Zargoza, Oaxaca.


Asistentes a la conferencia de Oscar Toledo Esteva en el CBTIS 205, Juchitán, Oaxaca. 02-abr-2012
Inventar no es nada fácil, requiere tiempo, tenacidad, perseverancia, conocimientos y optimismo. La conferencia "Inventar es cosa de familia" se realizó en el CBTIS 205 de la Heroica Ciudad de Juchitán de Zaragoza, Oaxaca, el día 29 de marzo del 2012. Presentado ante maestros y alumnos con hechos que hablan por si mismos; como la computadora educativa de arquitectura abierta para programar y controlar sistemas digitales.

Si necesitas surcar el espacio interestelar y no tienes la nave, tendrás que fabricarla. No comprendes y no conoces las bases físicas de esta tecnología, aún así aprenderás con afán e inventarás, porque tienes el ideal y la aspiración para lograrlo.

Inventar no es nada fácil, requiere tenacidad, perserverancia, tiempo, conocimientos y optimismo. Inventar alienta nuevas ideas y tiene éxito porque resuelve las problemas de una necesidad, no solo resuelven los problemas humanos, sino se adaptan positivamente a nuestra vida, da una satisfacción indescriptible, que despierta en las personas el verdadero sentido de cuidar y humanizar sus actos, ya que al momento de crear algo nuevo por sus propios medios y creatividad, les permite descubrir el valor del mundo que los rodea y ver que las cosas no surgen de la noche a la mañana, sino al contrario, comprenden por medio de su vivencia que cada objeto en este mundo conlleva un proceso laborioso e industrioso, que los hace valorar más los recursos de la naturaleza por cada objeto que se inventa. El desafío que se conquista en el quehacer, hace que esta labor sea una tarea noble donde vale la pena consagrar la vida.

Los inventos marcan el progreso de la humanidad y cuando parece que ya se conoce todo en este siglo, el universo infinito esconde una gran cantidad de secretos listos para ser descubiertos y crear nuevos inventos que las personas esperan utilizar o adquirir.

Sin importar el área donde se desea desarrollarse profesionalmente, es prácticamente una necesidad y un deber ser y estar conciente de la propia capacidad creativa porque en cualquier momento puede requerirse. Como toda habilidad, mientras más se utilice más fácil será practicarla, cada momento libre es apropiado para idear nuevas modalidades en la vida diaria y sobre el entorno, este ejercicio permite tener una mente más despierta y abierta para las nuevas ideas que nos permite ser más eficientes en las labores diarias.

Se puede pensar que inventar no es para uno, que los inventos son obra de personas fuera de este mundo, tal vez una persona aún no tenga desarrollado su lado creativo al 100%, pero es seguro que ya es un inventor, cuando se planea un segundo uso para los cepillos dentales que ya no se utilizan, en ese momento se está inventando un procedimiento de reutilizar un objeto de uso diario, cuando se descubre una forma de ocultar un desperfecto en la vestimenta, en ese momento se está creando una nueva forma de reparación, cuando se cambia el uso común de algún objeto para otro fin personal en ese momento se está inventando. Cada vez que una persona se encuentra con un impedimento diario o recurrente y en vez de darle la vuelta se piensa como resolverlo, ya sea creando un sistema nuevo o mejorando el actual, en ese instante se está inventando una nueva forma de hacernos la vida más fácil. Y a fin de cuentas eso es lo que hacen los inventos por nosotros: una vida más cómoda, que nos permite más tiempo libre para desarrollar e inventar cosas útiles y divertidas.

En la actualidad, nuestro mundo está regido por bits que manejan las computadoras, para que nuestras comunidades progresen necesitan líneas de comunicación ultra-rápidas para tener información actualizada, aunque el acceso a Internet sea mas costoso en nuestro país que en otras naciones. Hoy, Internet es la herramienta para consultar y desarrollar ideas nuevas que el mundo no-desarrollado necesita. Tenemos la necesidad de aprender a inventar con las herramientas digitales, para que México no pierda autonomía política y financiera, ya que las patentes de la mayoría de los inventos son propiedad de países desarrollados.

Sumergidos en la crisis social pocas familias vislumbran el autodidactismo como el preceptor para la educación de sus hijos o la creación de empresas con función social —donde los trabajadores mas aptos constituyen la verdadera empresa— los que finalmente transforman y hacen prosperar a un país.

Con los nuevos conocimientos de constante actualización, el aprendizaje vitalicio tiene un sentido práctico genuínamente humano. De una epopeya a largo plazo, sobresale la Familia Toledo, que desarrolla un trabajo emergente que inevitablemente se cruza con empresas extranjeras que buscan arrebatar ideas ajenas a como de lugar. Este tipo de tecnología asegura su poder y su éxito en la confidencialidad, aunque una multitud corea que todo conocimiento árduamente adquirido se debe compartir, estamos de acuerdo en que todo conocimiento básico se comparte, pero no un conocimiento sofisticado y costoso producido en laboratorio, con varios niveles de adelantos, software sobre el software y conocimientos sobre los conocimientos, donde se invierten recursos humanos calificados, dinero, documentación, instrumentos y diseños, experimentos y experiencia, algoritmos, componentes, diagramas, armado, prueba, software, revisiones constantes, bibliografías y una plantilla de personas que pone a punto un desarrollo científico, que requiere muchos años para su realización. Hay un sofisma en creer que todo mundo está inventando equipos y soluciones para compartir o regalar a la humanidad, esta creencia generalizada se acepta sin cuestionarla o señalar su falacia, en esta ignorancia se crean credos o dogmas que ocultan el pensamiento creativo que sirvió al hombre para llegar a su evolución. Hay varias formas de cuidar la propiedad intelectual: patentes, derechos de autor, marcas y secretos comerciales, que protegen los productos sofisticados. Así que los habituados a vivir y esperar soluciones ajenas, tendrán que esperar mucho tiempo, porque nada es gratuito en un mundo en donde los inventos producen ganadores y perdedores. Los proyectos humanos que unifican necesidades colectivas para las familias, soluciones para las pandemias, ciudades sustentables o un mundo libre de contaminantes, son proyectos compartidos que exigen una inteligencia compartida para su realización.

El mercado es sólo un modo de crear riqueza, donde ciertos economistas dan un trato casi religioso a esta actividad, gobierno e industrias deberían verter toda su energía y creatividad en la innovación tecnológica, con el tiempo el poder del conocimiento y la información replantearía la teoría económica obsoleta que nos afecta a todos, incluso los políticos no vislumbran que con el poder del conocimiento se puede obtener literalmente todo lo que se desea. Una aspiración de familia es como de un gobierno o una nación democrática, los padres como presidentes, quieren que todos participen por un progreso equitativo o inevitablemente caeran en la crisis y la decadencia, como las familias que sin sentido lógico renunciaron a la educación de sus hijos, hay más evidencias de que los niños con computadoras tienen un mejor desempeño en la escuela que quienes no las tienen. Por esto creamos computadoras educativas para que nuestros hijos y alumnos las armen paso a paso, desde modelos sencillos hasta modelos con gráficas a colores, y una cosa lleva a otra. Los dueños del capital especulativo, apuestan a la formula 80-20, donde el 20% de la poblacion mundial de la sociedad del conocimiento y los más ricos del mundo, seran beneficiados por el 80% restante.

Cuando la Familia Toledo inventó computadoras, sistemas operativos y el navegador Biyubi, se situó en la sociedad del conocimiento, y ofreció a la misma sociedad una herramienta indispensable para evitar la lentitud y las molestas «puertas traseras» que invaden la privacidad de los usuarios como lo hacen las computadoras, sistemas operativos y navegadores de la competencia. Además de otras ventajas técnicas invaluables, los programadores de la Familia Toledo lograron dar un paso importante en el área de los sistemas de Internet, un invento que tal vez en ese momento era imperfecto pero funcional y estaba listo para crecer, un sistema que implementaba diversos desarrollos únicos de la Familia Toledo, requería una mayor investigación para tener un desarrollo cabal y completo, entonces se puede comprender porqué no contaba en ese momento con un nombre (podemos asegurar que todo invento surge así por primera vez), el éxito basado en el esfuerzo, el trabajo y la investigación que distingue a nuestra organización, logró llevar a ese navegador recién inventado a lo que es hoy, el navegador Biyubi de última generación, el único navegador iberoamericano profesional creado por inventores mexicanos de nuestra organización, claro que esto es sólo un ejemplo de lo que inventamos dentro de la Familia Toledo.

Por aumentar las alegrías y disminuir las asperezas de la convivencia y por nuestras lenguas nativas los mexicanos debemos sentirnos hermanos por derecho de sangre, de cultura y de idioma. Mi mundo personal es bilingüe, por mi idioma original diidxazá tengo raíces profundas que descienden a lo más recóndito de mi alma. Siendo el lenguaje un hecho social en el hombre, porque aprendemos a hablar sin reglas escritas, en pro de la fecundidad de nuestros idiomas nativos, aplicamos nuestra tecnología con computadoras de creación propia para el algoritmo de las palabras, editar, procesar y consultar el diidxazá a través de Internet, lo enriquecemos con el aporte de las ideas más avanzadas, para crear el diccionario y traductor de idiomas más extenso del planeta, con la gramática española lo hacemos accesible para la mayoría de las personas que están familiarizadas con el idioma, al practicar otros idiomas aprendemos a convivir, donde interviene la sicología, la cultura y la ética, bellamente trenzados como un arte supremo.

Los idiomas influyen no sólo en lo que recordamos, moldean nuestros conocimientos, nuestra forma de pensar, y un modo diferente para inventar. El idioma diidxazá es uno de los que mejor está estructurado para la sociedad del conocimiento y la habilidad de inventar. Como ejemplo la frase castellana de seis palabras «Lo que el viento se llevó», se traduce en inglés a cuatro palabras «Gone with the wind», y sólo tres en diidxazá «Ni siné bi».

Es preciso comunicar la ciencia y la tecnología en este siglo 21, que sin invitación se ha metido en nuestras vidas, al cimentar nuevos conceptos para la enseñanza ayudamos a la comunidad en su progreso personal, en vez de pararnos morosamente y ver las graves perturbaciones sociales o la depredación del gran capital, avanzamos con vitalidad espontánea, con empuje civilizador, a veces con heroísmo que porta un programa de vida y una voluntad de ser. En nuestro país hay muchas personas que cada día hacen un notable sacrificio en su compromiso social a favor del bien común, una sociedad vigente y más fortalecida de lo que creen los políticos. México existe por estas personas, que creen y luchan por ideales, construímos con la gente, con el espíritu que nos proporciona el idioma de nuestros antepasados. Nuestro pueblo no puede perder un minuto más en ponerse al día, es hora de exigirnos la calidad de vida que merecemos.

Creo en el renacimiento del aprendizaje vitalicio que es posible la educación autodidacta, para que inventar sea cosa de familia.

 

Artículo anterior Artículo anterior Lista de artículos