Corrupción que Mata

Por: Oscar Toledo Esteva.       Octubre de 1996.


Montaje híbrido
Al aplicar componentes miniaturizados, diseñamos ingeniosos adaptadores SMD (Surface Mount Device) a DIP (Dual Inline Package) que facilitan la investigación y desarrollo con los componentes de vanguardia de la electrónica digital.

Una posible solución al problema de la pobreza en América Latina, es crear herramientas tecnológicas para poder combatirla, empezando por la corrupción, ya que mediante el soborno se compra el consentimiento político para llevar a cabo proyectos inútiles y costosos, que finalmente es el pueblo el que paga todo —la corrupción es en parte el origen de la pobreza—, apoyar la investigación científica y tecnológica es evitar que esta corrupción omnipresente se vuelva violenta, terrorista, contra la gente y la sociedad en su conjunto. El error ha sido apoyar a los comercios disfrazados de escuelas, ir al extranjero para estudiar teorías económicas que allá funcionan, luego al trasladar estas recetas a nuestro medio corrompen la estructura de nuestras leyes, violentan la paz de las personas, ellos no pueden progresar en su terruño, las recetas en acción los agobian; impuestos para no crecer, autoridades que no hacen caso a sus gobernados, delincuentes ocupando puestos públicos, obras costosas que nadie necesita, etc. Mientras languidecen los pueblitos y sus habitantes huyen a otro país. El desarrollo para la investigación científica y tecnológica, trae nuevos conocimientos que funcionan, en una instrucción continua los ciudadanos maduran su vocación, lo hemos comprobado con nuestros alumnos; en la aplicación de la ética, la nueva economía, nuestras demostraciones didácticas hacen que el aprendizaje tenga una postura democrática.

No es la novatez de las instituciones educativas la que históricamente ha creado los grandes inventos que han beneficiado a la humanidad a traves de su evolución, el papel intermedio para el desarrollo tecnológico le corresponde al investigador y tecnólogo, responsable de aplicar el conocimiento científico, para la creación de un nivel de desarrollo a la altura de nuestra gente, que constituye la calidad de vida de los ciudadanos de una nación.

Una civilización tecnológica no concibe otro ideal rector que el muy materialista aumento del nivel de vida de los humanos, el nivel, dado que se puede medir, es genuinamente científico.

Hay una trampa moral donde frecuentemente caen los intelectuales, es que viendo la soledad del hombre, se sienten tentados de entregarse a la contemplación de esa tragedia como nuestra, única, incomparable, solo para producir malas novelas o películas fatalistas, y dejan ir sin compasión al hermano indígena con el estómago vacío.

En cambio, los científicos no se exponen a estas trampas, porque creen que se debe y se puede lograr una solución para remediar esto, son incluso optimistas —solo el optimismo tiene futuro—, son gente con buena intención y enérgica, decidida a luchar hombro con hombro para ayudar a sus semejantes.

Basado en la fe inocente de mi infancia, he creado con mis propios recursos, un instrumento nacido de la compleja tecnología en la que estoy inmerso, es un monitor electrocardiográfo computarizado con cardiotacómetro incorporado, y analizador de tres rangos para los latidos cardiacos, creado y pensado para dar calidad clínica a la comunidad, para que nuestra gente obtenga servicio médico casi gratuito; aunque las personas interesadas en este producto competitivo, solo ha sido la sociedad civil, y ninguna oferta por parte del estado mexicano.

Sabemos que es difícil vender al estado, por la hojarasca de corrupción que nos invade, principalmente en los altos círculos del poder que toleran las prácticas de corrupción, señal de nuestra crisis social, y por la importación de tecnología que nos descapitaliza. Debido a esto, muchos contratistas honestos, simplemente no quieren competir en una licitación del gobierno, porque saben que los contratistas deshonestos van a bajar las cotizaciones, a desempeñarse mal y a alterar los precios originales pactados. Usted puede imaginarse la venta de un producto contaminante, que originalmente ha sido prohibido en su país de origen, y sin embargo este producto se vende en México, debido a esta corrupción impune que ya agotó nuestra paciencia, tenemos razón para pedir a quienes moldean la opinión pública y los que toman las decisiones, que escuchen más cuidadosamente lo que decimos, y pienso que tendrán que hacerlo, ya que en todas las formas de progreso, el desarrollo científico y tecnológico evalúa las consecuencias ambientales, que ya afectan peligrosamente a todos los habitantes del planeta.

 

Artículo anterior Artículo anterior Lista de artículos Siguiente artículo Siguiente articulo